Cómo la Ley Dawes robó 90 millones de acres de tierra de nativos americanos

2021-01-27
Un jefe de Blackfoot habla de la invasión de su terreno de caza por el Canadian Pacific Railway, 1884. Ilustración de la revista The Graphic / De Agostini / Getty Images

En la larga y oscura historia del maltrato de los nativos americanos por parte del gobierno de los Estados Unidos, la mayoría de la gente está familiarizada con el Sendero de las Lágrimas , en el que aproximadamente 15.000 hombres, mujeres y niños nativos americanos murieron durante la reubicación forzosa de sus tierras tribales en el sureste de Estados Unidos a Territorio indio en la actual Oklahoma.

But the theft of Native American tribal land didn't stop with the Indian Removal Act of 1830 that authorized the Trail of Tears. Over the next century, Congress passed a series of laws that systematically stripped tribes of their lands, selling them to white settlers and corporations.

The Dawes Act, while not a household name, was perhaps the single most devastating government policy of them all. Also known as the General Allotment Act of 1887, the Dawes Act resulted in the loss of 90 million acres (36 million hectares) of Native lands from 1887 to 1934 — the equivalent of two-thirds of all tribal landholdings at the time.

Solving the 'Indian Problem'

Nineteenth-century Americans, driven by Manifest Destiny and rapid industrialization, were hungry for more and more land upon which to farm, ranch, harvest timber, mine minerals and build railroads. Because of earlier relocation policies that resettled Native Americans in Western reservations, many large tracts of attractive Western land were in the hands of Indians by the 1880s.

Politicians and businessmen who saw tribal land ownership as an obstacle to American progress were constantly searching for a solution to the so-called "Indian Problem," and they found it in an unlikely source: progressive social reformers.

Mark Hirsch is a historian at the Smithsonian Institution's National Museum of the American Indian in Washington, D.C. He explains that many well-intentioned Americans were appalled at the desperate conditions on Western reservations, where hunting was forbidden and starvation was rampant. Backed by early anthropologists, these social reformers believed that private land ownership and cultural assimilation as farmers and ranchers were key to saving the Indians from their own "savage" status.

Sen. Henry Dawes, the author of the Dawes Act, once said that to be civilized meant to "wear civilized clothes ... cultivate the ground, live in houses, ride in Studebaker wagons, send children to school, drink whiskey [and] own property."

"Estas personas realmente creían que estaban haciendo algo bueno por los nativos americanos", dice Hirsch, "que eran verdaderos 'amigos de los indios'".

Como resultado, dos grupos muy diferentes, los capitalistas hambrientos de tierras y los progresistas sociales, dieron su apoyo a la Ley General de Asignaciones de 1887 (llamada Ley Dawes para el senador Henry Dawes de Massachusetts, el principal proponente del proyecto de ley en el Congreso). Esta ley le dio al presidente de los Estados Unidos un poder sin precedentes para dividir las tierras tribales en pequeñas parcelas o "asignaciones", algunas de las cuales se ofrecerían a las familias nativas americanas como tierras de cultivo privadas y el resto se vendería a colonos blancos e intereses comerciales.

La idea era que los terratenientes amerindios emularían el éxito de sus nuevos vecinos blancos y dejarían atrás sus costumbres tribales para convertirse ellos mismos en agricultores y ganaderos rentables.

"El Congreso pensó que la mejor manera de curar el 'problema indígena' para siempre sería que los indígenas se asimilaran a la cultura y sociedad blancas", dice Stephen Pevar , asesor de personal senior del Programa de Justicia Racial de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles. "El Congreso propuso la Ley General de Asignaciones como vehículo para lograrlo".

Cómo funcionó la Ley Dawes

Antes de la Ley Dawes, la tierra de los nativos americanos (incluidas las reservas) era propiedad comunitaria de la tribu y los frutos del trabajo eran compartidos colectivamente por todos los miembros de la tribu. Para la mayoría de los estadounidenses del siglo XIX, esa forma de vida tradicional indígena era la antítesis de los ideales estadounidenses de responsabilidad personal y capitalismo.

Teddy Roosevelt describió favorablemente la Ley Dawes como "un poderoso motor pulverizador para romper la masa tribal", y agregó que "el esfuerzo debe ser hacer que el indio trabaje de manera constante como cualquier otro hombre en su propio terreno".

Under the Dawes Act, tribal lands would be divided into allotments between 40 and 160 acres in size (16 and 65 hectares) and legally changed from community property to privately owned parcels of land. In some cases, Native American families were given the option of choosing their allotment, but in most cases it was assigned to them by officers of the U.S. Department of the Interior.

Once all of the Native American families received their small allotments, there was plenty of tribal land left over. This "surplus land" the Dawes Act said, could be sold to non-Native settlers and corporations with the proceeds held in a government account to be used exclusively "for the education and civilization of the Indians."

Ese excedente de tierra ascendió a 60 millones de acres (24 millones de hectáreas), casi la mitad de todo el territorio tribal existente, que fue cedido de inmediato al gobierno de Estados Unidos, según la Indian Land Tenure Foundation .

En un giro insidioso, los redactores de la Ley Dawes agregaron una estipulación de que los nativos americanos no eran "competentes" para poseer directamente sus asignaciones. En cambio, las escrituras de la tierra se mantendrían en un fideicomiso del gobierno durante 25 años, después de lo cual serían transferidas al individuo nativo. No existía tal período de espera para los colonos blancos y las corporaciones.

Las devastadoras secuelas de la Ley Dawes

Hirsch dice que los políticos estadounidenses vieron en gran medida la Ley Dawes como "una situación en la que todos ganan" en la que los nativos americanos se convirtieron en "terratenientes civilizados" y se asimilaron a la cultura y la economía más amplias con la ayuda de vecinos blancos amistosos.

"Además, si hubiera suficientes personas blancas que se mudaran a territorio indio, esa área podría convertirse en territorio estadounidense", dice Hirsch. "Si la población sigue creciendo, podría solicitar la estadidad, que es exactamente lo que sucedió".

Pero mientras que la Ley Dawes fue una clara "victoria" para los blancos estadounidenses, fue absolutamente devastadora para los nativos.

Primero, dice Pevar, "la mayoría de los indios no querían convertirse en agricultores y ganaderos. Además, se necesitaba dinero para comprar equipo, ganado y semillas, dinero que ellos no tenían. Aquí estaban con cientos de acres de tierra". que ni siquiera podrían usar ".

En la mayoría de los casos, las parcelas que se asignaron a familias nativas quedaron vacías hasta que terminó el período de fideicomiso de 25 años y la tierra pudo venderse. Pero aquí de nuevo había otra estipulación oculta. Después de que expiró el período de fideicomiso de 25 años, la tierra de repente estuvo sujeta a impuestos a la propiedad estatales y locales, que la mayoría de los propietarios nativos no podían pagar. Entonces, la tierra sería confiscada por el tribunal fiscal y vendida en una subasta.

"Había gente blanca literalmente esperando en fila para que la tierra fuera confiscada por no pagar los impuestos", dice Pevar. "Ellos pujarían por él y lo comprarían".

22 de abril de 1889: los colonos blancos se apresuraron a reclamar tierras Cherokee en el Territorio de Oklahoma, después de la Ley Dawes de 1887, que había robado a los Cherokee sus derechos sobre la tierra.

Las leyes posteriores aprobadas por el Congreso facilitaron aún más la venta de las parcelas de propiedad de nativos americanos antes del período de espera de 25 años. La Ley Burke de 1906 autorizó al Secretario del Interior a considerar a un terrateniente nativo "competente" para recibir la escritura de su propia tierra, momento en el que debían pagar los impuestos. Esto a menudo sucedía sin el conocimiento o consentimiento del terrateniente nativo, y antes de que él se diera cuenta, su tierra estaba en confiscación y se vendió al mejor postor.

Se perdieron 27 millones de acres adicionales de tierras nativas a través de estas leyes adicionales y enmiendas a la Ley Dawes, incluida la llamada "Ley de indios muertos" de 1902 que permitió a los herederos nativos vender sus tierras familiares antes de que finalizara el período de fideicomiso de 25 años. arriba.

El fin de la ley Dawes

Se perdió tanta tierra que incluso el gobierno federal se preocupó. En 1928, un informe condenatorio escrito por el Departamento del Interior titulado " El problema de la administración indígena " describía el estado de pobreza extrema y enfermedad en el que vivían la mayoría de los nativos americanos. Los autores del informe criticaron la lógica errónea de que entregar tierras privadas a familias nativas las convertiría automáticamente en agricultores exitosos.

"It almost seems as if the government assumed that some magic in individual ownership of property would in itself prove an educational civilizing factor," said the report, "but unfortunately this policy has for the most part operated in the opposite direction." The report noted that many of the Indians were living on lands that even "a trained and experienced white man could scarcely wrest a reasonable living."

Congress repealed the Dawes Act in 1934 as part of the larger Indian Reorganization Act, but the systematic theft of 90 million acres (36 million hectares) of Native lands was already accomplished.

"La Ley Dawes es una de las leyes más fundamentales e importantes que afectó a los nativos americanos", dice Hirsch. "Trágicamente, fue fundamental en su mayoría de formas muy negativas".

Los casos judiciales relacionados con la adjudicación y la tenencia de la tierra de los indígenas estadounidenses aún continúan .

Eso es interesante

Los Dawes Rolls , listas de nativos americanos a quienes se les asignó una asignación entre las "cinco tribus civilizadas", se han convertido en una valiosa herramienta genealógica para rastrear la ascendencia nativa.

Suggested posts

¿Qué hace el parlamentario del Senado?

¿Qué hace el parlamentario del Senado?

La oficina del parlamentario del Senado brinda acceso a conocimientos legislativos no partidistas y confidenciales para ayudar a desarrollar una nueva legislación y comprender las reglas que gobiernan el Senado.

La guerra francesa e india fue la primera guerra mundial 'real'

La guerra francesa e india fue la primera guerra mundial 'real'

La Guerra Francesa e India, también llamada Guerra de los Siete Años, no fue la de los franceses contra los 'indios', sino una masiva apropiación de tierras por parte de Francia y Gran Bretaña que indirectamente condujo a la Revolución Americana.

Related posts

¿Por qué el Shabat es tan importante para la tradición judía?

¿Por qué el Shabat es tan importante para la tradición judía?

Shabat es la festividad que es fundamental para la vida judía, que ocurre todos los viernes al atardecer hasta el sábado por la noche. Pero, ¿qué es y cómo se observa?

¿Quién fue el presidente estadounidense más joven?

¿Quién fue el presidente estadounidense más joven?

Debes tener al menos 35 años para ser presidente de los Estados Unidos. Entonces, ¿alguien se ha acercado a eso?

La extraña historia de 'Killdozer' y el hombre detrás de ella

La extraña historia de 'Killdozer' y el hombre detrás de ella

El incidente de 2004 en Granby, Colorado, dejó la mitad de la ciudad destruida. Ahora, 17 años después, Marvin Heemeyer, el hombre que piloteó el tanque que aplastó la biblioteca y el ayuntamiento, se ha convertido en un héroe para los extremistas antigubernamentales.

La policía del Capitolio de EE. UU. En alerta máxima para proteger el Congreso y la democracia

La policía del Capitolio de EE. UU. En alerta máxima para proteger el Congreso y la democracia

Los 2.300 oficiales y personal de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos están encargados de mantener el orden dentro y alrededor del Capitolio de los Estados Unidos, salvaguardar el Congreso y, sí, defender la democracia.

Top Topics

Language